sábado, 8 de agosto de 2009

¿BENEFICOS O MALEFICOS LOS MICROORGANISMOS?

Un científico alemán llamado Antoni van Leeuwenhoek fue la primera persona que vio microorganismos. Inventó un microscopio más potente que ninguno de los que se habían fabricado anteriormente, y con él observó los microbios en 1676. Leeuwenhoek llamó a los microorganismos ‘animálculos’.

Así como la célula es tan diminuta que no la podemos ver a simple vista, lo mismo pasa con los microorganismos que encontramos a nuestros alrededor de los cuales hay millones de seres vivos tan pequeños que no podemos verlos a simple vista. La mayoría de los microorganismos están formados por una sola célula; son unicelulares. En cambio en nuestro tu cuerpo, hay millones de células. Normalmente encontramos tres grupos principales de microorganismos: los virus, las bacterias y los protistas.

Los seres humanos tenemos la concepción de que todos estos microorganismos son perjudiciales para nosotros, pero, esto no es así, encontramos algunos que son muy benéficos como algunas bacterias, protistas y hongos, además nos favorecen en la descomposición de la materia orgánica, permiten un reciclaje de los elementos minerales, indispensables para la vida; del mismo modo algunos hongos microscópicos son muy útiles, como las levaduras.

Nosotros utilizamos las levaduras para cocinar, levantar la masa de pan cuando se hornea y para producir vino y cerveza, incluso los seres humanos en nuestro organismo tenemos millones de bacterias, levaduras y protozoos.

Pero así, como existen algunas que nos favorecen para nuestra supervivencia, también existen otras perjudiciales por ejemplo encontramos los protozoos conocidos como Plasmodium originan una terrible enfermedad llamada malaria.

Esta enfermedad la transmiten unos mosquitos que llevan, en su interior, miles de estos microbios. Otras dos peligrosas dolencias, la enfermedad del sueño y la enfermedad de Charcas, son causadas por el tripanosoma.

También algunos hongos microscópicos también pueden crecer sobre otros seres vivos o también en su interior, provocando enfermedades, como el pie de atleta en los seres humanos, la tiña en personas y animales, y el mildiu en las plantas.

Finalmente de lo que si podemos estar seguros es que existen microorganismos benéficos, y maléficos que quizás más adelante nos pueden ayudar a curar muchas enfermedades, o a producir otras, los virus no se consideran verdaderos seres vivos. Pueden permanecer inactivos durante años, como si estuvieran inertes (sin vida). Sin embargo, cuando un virus penetra dentro de un organismo adecuado se comporta como un ser vivo.

Los virus parasitan o invaden las células de plantas y animales, dividiéndose y formando cientos de nuevos virus. Obligan a las células del hospedador a producir muchas copias de sí mismos, y cada uno de estos nuevos virus también se multiplica.

En poco tiempo, se forman millones de virus, capaces de provocar una enfermedad. En los seres humanos las enfermedades originadas por estos microorganismos varían desde un simple catarro hasta la gripe o la varicela.

Dentro de todos estos problema no podemos descartar la remota idea de que algún día estos microorganismos puedan tener otras funciones como por ejemplo porque no tener la esperanza de curar el sida a través de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada